#DesarrolloSostenible

La apuesta comunitaria para proteger el santuario Otún Quimbaya

10 de agosto de 2017

Actualmente, la Asociación Comunitaría Yarumo Blanco y Parques Nacionales, trabajan juntos por la preservación del Santuario de Fauna y Flora Otún Quimbaya, ubicado en el departamento de Risaralda.

La localización exacta de este ecosistema natural se encuentra en intermediaciones entre la selva subandina y la selva andina. Forma parte junto al Parque Natural Ucurumaní al Parque Nacional Natural de Los Nevados, donde contribuye a la conservación del bosque subandino y altoandino, cuya extensión va desde el oriente de Risaralda hasta el departamento del Tolima, atravesando el Quindío.

Es una zona de gran importancia para la región, de modo que, ofrece bienes y servicios ambientales, como por ejemplo los recursos hídricos para municipios como Pereira Dos Quebradas, los corregimientos de La Florida y La Bella y la vereda La Suiza. El sistema de drenaje lo componen cinco cuencas; La Mula, La Hacienda, La Suiza, Corozal y Palo Blanco, las cuales, nacen y mueren en el mismo santuario, compuesto por quebradas y arroyos provenientes del Río Otún.

Así mismo, los habitantes de la región se ven beneficiados con la demanda de mano de obra que exige la reserva natural, puesto que, laboran como interpretes ambientales, guías turísticos, cocineros, entre otros oficios que son de primera necesidad para brindar una excelente atención a los turistas que se interesan por visitar este ecosistema.

Teniendo en cuenta tan importante ecosistema para Colombia, Parques Nacionales viene desarrollando varios programas, entre los que se destacan; la restauración ecológica, puesto que, allí se desarrollaron actividades de extracción maderera y siembra de plantas ornamentales, la educación ambiental, donde se brinda información del área, las especies y la celebración de fechas importantes por medio de cine foros, actividades culturales y artísticas con la comunidad y, finalmente, la prevención y vigilancia para que no se ejerzan actividades de caza, pesca, campamentos y fogatas. Así mismo, la entidad identificó cuatro elementos claves de fauna y flora para su conservación; la pava vacuna, el mono aullador, la palma de cera y el comino crespo.

Igualmente, la asociación comunitaria Yarumo Blanco, ha colaborado con el trabajo de educación ambiental propuesto por Parques Nacionales, donde 22 personas pertenecientes a este grupo, se encargan de administrar los servicios turísticos del santuario desde el año 2009. Así mismo, se ha logrado un crecimiento laboral en la región, donde se capacita y sensibiliza ambientalmente a la población para así, poder continuar con el proyecto de conservación de la reserva natural.

Finalmente, la apuesta comunitaria para la protección del Santuario Otún Quimbaya esta en el modelo de conservación y ecoturismo, el cual, consiste en dar un equilibrio a ambos aspectos por medio de la construcción de un plan de ordenamiento ecológico y turístico, donde participan los integrantes de Yarumo Blanco y el objetivo esencial es fortalecer la gobernanza ambiental que incluya y empodere a todos los actores involucrados en la sostenibilidad y conservación de la reserva ecológica.

Fuente: sostenibilidad.semana.com

Otras noticias